En plena crisis de la pandemia, Ángel y Diana recordarán que tuvieron que tomar una importante decisión, y la respuesta fué seguir con su boda adelante.

El tiempo apremia y a veces es más valioso que la incomodidad de llevar mascarillas.

La pareja eligió un cómodo y bonito lugar para su celebración La Cala resort . En una de sus espaciosas habitaciones nos recibía Diana acompañada de su simpatiquísima cuñada Rocío, que con su experiencia asesoraba en cada detalle a la novia.

Llega la hora de maquillaje y peluquería, en el Spa del hotel nos esperan Stephanie Maire y Eva Bessenyei, que tanto por actitud como por su trabajo nos dejaron maravilladas. Pura concentración y profesionalidad.

Mientras tanto, Ángel se prepara para su gran día en casa de sus padres, en Fuengirola. Un traje de la firma Protocolo, con todos sus accesorios.

¡Gracias a mi compañero Daniel Di Sabatino por hacer posible capturar estos instantes simultaneos!

Perfectamente peinada y maquillada subimos a la habitación y comenzamos con la vestimenta de la novia, un vestido de Rosa Clará en dos piezas, vestido y una larga sobre falda, con un montaje que a Mari Carmen, le llevó su tiempo y nervios, pero mereció la pena porque el modelo era espectacular.

El novio ha llegado al lugar de la celebración y me acerco a saludarle mientras la novia sigue con sus broches.

Volvemos con Diana y sorpresa! Nos abre la puerta su sobrino Rodrigo, una personita muy importante para nuestra novia, ya a punto de terminar con todos los botones.

Es el momento de salir… lo sabes en cuanto llega el padrino… Sus miradas lo dicen todo.

La llegada de la novia siempre es uno de los momentos más intensos y especiales.

La boda civil estuvo oficiada por el hermano de Diana y su mujer. Numerosos amigos tanto del novio como de la novia les dedicaron bonitas palabras llenas de cariño que hiceron reir y llorar a la pareja.

Llega el momento de leer los votos y Rodrigo es el encargado de la importante misión de llevar los anillos.

Y mientras los invitados se dirigen al coctel es un perfecto momento para hacer una parada con los novios después de tanta tensión, y realizar unas fotografías de recién casados.

Para el coctel y el banquete nos desplazamos a la carpa que el Hotel La Cala nos había preparado, en lo alto del campo de Golf.

Llegada la hora de cenar, Los novios nos descubren un original seating plan con la temática de la serie favorita de Diana «Friends».

Y el banquete discurre con la nueva normalidad hasta la madrugada, con su baile nupcial, el clasico reparto de regalos a los invitados y el corte de la tarta.